Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

SANTIAGO DE CHILE.- El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que obliga al Estado chileno a indemnizar a Leopoldo García Lucero por la demora en investigar las torturas que sufrió durante la dictadura de Augusto Pinochet, es un "foco de esperanza" para otras víctimas, señalaron hoy sus abogados.

"Es el primer caso donde se ve individualmente una víctima de tortura y exilio en Chile", dijo en un encuentro con la prensa Juan Pablo Delgado, abogado de García Lucero.

"Uno tiene que ser cauto pero yo me atrevería a decir que esto es, no sólo un avance, sino un foco de esperanza para los sobrevivientes", precisó.

Delgado calificó de "avance" la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) que sentenció a Chile a "continuar y concluir, en un plazo razonable", la investigación por las violaciones a los derechos humanos de García Lucero, exiliado en el Reino Unido desde 1975.

Aunque el Estado conocía el caso desde 1994, no se decidió a abrirlo hasta 16 años después, y por esa "excesiva demora" Chile deberá indemnizar a García Lucero con 20.000 libras esterlinas (32.000 dólares estadounidenses aproximadamente).

La decisión de la corte es histórica por varios motivos: se reconoce que los exiliados también son víctimas de la dictadura, afecta a un individuo que no está en el territorio de su país, y que se trata de un afectado que acude a la corte de forma individual, según expertos.

El fallo, que tiene fecha del 29 de agosto pero se dio a conocer el 30 de octubre, afirma la responsabilidad internacional del Estado chileno "de investigar de oficio las torturas de Leopoldo García Lucero; torturas físicas y psicológicas de las cuales tiene secuelas hasta el día de hoy", señaló.

El Estado chileno tiene un año para hacer efectivas las dos responsabilidades que pide el tribunal.

El abogado que litigó la causa insiste en que la CorteIDH está observando al estado de Chile.

La estela de los crímenes cometidos durante la era pinochetista ha dejado un rastro que llega hasta nuestros días.

"También es necesario hacer un llamado a los candidatos a la presidencia (de Chile) porque los crímenes de la dictadura tienen su secuela hasta el día de hoy", señalan abogados de las víctimas y activistas