"Soy el legítimo presidente", insistió, antes de modificar su biografía en las redes sociales a "presidente interino".

KABUL.- Amrullah Saleh, exvicepresidente primero del Gobierno afgano y autoproclamado presidente interino tras la huida del depuesto Ashraf Ghani, alienta ahora a la resistencia contra los talibanes, convertido en el líder de mayor jerarquía en el antiguo Ejecutivo en mantenerse firme ante la insurgencia.

El autoproclamado presidente se encuentra en la provincia de Panjshir y su conocido valle, a un centenar de kilómetros al norte de Kabul, que se ha convertido una vez más en el principal bastión contra los talibanes, después de que el resto de las 34 provincias afganas, incluida la capital, cayeran en manos de los insurgentes.

Con breves mensajes, el político y exguerrillero de 48 años alienta a la resistencia y se presenta como el "presidente interino de la República Islámica de Afganistán", atendiendo, según explicó, al llamado constitucional que le faculta a asumir la jefatura de Estado en ausencia del presidente electo.

"De acuerdo con la disposición explícita de la Constitución de la República Islámica de Afganistán, en caso de ausencia, fuga o muerte del presidente, el vicepresidente primero será el presidente en funciones", explicó.

"Soy el legítimo presidente", insistió, antes de modificar su biografía en las redes sociales a "presidente interino".

Con Ghani en el exilio tras su huida a Emiratos Árabes Unidos, las fuerzas internacionales retirándose del país y los talibanes preparándose para formar Gobierno, Saleh es la figura de más rango dentro de un sistema que se ha hundido tras veinte años de guerra.

Incluso circulan en las redes sociales algunas imágenes que supuestamente muestran la embajada afgana en Tayikistán, en la que personal de la legación sustituye el retrato de Ghani por el de Saleh.

La resistencia 

Saleh, que ha llamado a los afganos a sumarse a la resistencia en el Panjshir, donde civiles y militares resisten los ataques de los talibanes, aplaudió este jueves las protestas que tuvieron lugar ayer en algunas zonas del país, en las que la gente se opuso al reemplazo de la bandera tricolor afgana por la insignia insurgente.

Estas protestas ocurridas principalmente en las calles de Jalalabad, capital de la provincia oriental de Nangarhar, fueron reprimidas por los talibanes y dejaron al menos dos muertos y varios heridos, según testigos.

"Expreso mi respeto, apoyo y aprecio por el valiente y patriótico movimiento del honorable pueblo de mi país en diferentes lugares para izar la bandera nacional contra el grupo de representantes talibanes", publicó Saleh.

"Algunas personas murieron honorablemente", añadió, pidiendo levantar la bandera nacional y defender la dignidad de la nación, cuando precisamente hoy se celebra el Día de la Independencia, recordando la expulsión del Imperio Británico.

La traición, "nunca"

Saleh, natural de Panjshir y de la etnia tayika, formó parte del frente de varios señores de la guerra conocido como la "Alianza del Norte", que se enfrentó a los insurgentes durante el régimen talibán entre 1996 y 2001.

En el Panjshir liderando esta resistencia estuvo el carismático guerrillero Ahmad Shah Massoud, conocido como el "León de Panjshir", que gracias a sus dotes de estratega y a la fortaleza natural que supone el valle, logró evitar la caída de la provincia bajo control talibán, como antes había hecho durante la invasión soviética.

El hijo del "León de Panjshir", el joven Ahmad Massoud, parece haberse convertido ahora en una de las piezas clave para liderar esa resistencia en compañía de Saleh.

El también exjefe de la Inteligencia afgana ha sido blanco de varios atentados, el más reciente ocurrido el año pasado, del que salió ileso mientras que otras diez personas murieron.

El posicionamiento de Saleh ha sido claro desde la huida el domingo de Ghani y la demoledora victoria de los talibanes, reafirmando que mantendrá su lucha contra los insurgentes, al tiempo que culpó al vecino Pakistán del apoyo prestado a esta formación.

Ahora, con los talibanes preparándose para asumir la Administración afgana, el vicepresidente aseguró que "nunca, nunca y bajo ninguna circunstancia" se inclinará ante los talibanes.

"Nunca traicionaré el alma y el legado de mi héroe Ahmad Shah Massoud, el comandante, la leyenda y el guía (...) Nunca estaré bajo el mismo techo con los talibanes. NUNCA", sentenció.