REDACCIÓN INTERNACIONAL.- De acuerdo con el primer mandatario ruso, “un amigo europeo, un gran dirigente, me preguntó el año pasado si estaba enamorado. Yo le respondí que sí y que, además, era correspondido”.

Vladimir Putin añadió, en medio de la sorpresa y las risas de los periodistas, que todo en su vida privada está bien y que no hay de que preocuparse, con lo que zanjó el capítulo sobre su vida privada.

Cabe recordar que en abril de 2013, Putin había anunció públicamente el divorcio de su esposaLiudmila Putina, después de 30 años de matrimonio.

Este tema es tabú para la prensa rusa que, sin embargo, le adjudica una relación con la excampeona olímpica de gimnasia rítmica y directora de un importante grupo mediático partidario del Kremlin, Alina Kabayeva.

El único diario que rompió esa regla en 2008, sugiriendo que Putin se había divorciado en secreto para contraer matrimonio con Kabayeva, Moskovski Korrespondent, anunció poco después su cierre. En esa oportunidad, Putin había desmentido públicamente esos rumores.

Alina cumplió 30 años en mayo pasado. Es 31 años menor que Putin. Fue campeona olímpica y en 2004 se retiró con de la competición con dos medallas. A partir de ahí comenzó una carrera como modelo en revistas, publicidad, películas y desfiles en pasarelas.

En 2005 también se interesó por la política y se convirtió en miembro de la Cámara Pública de Rusia. La relación del presidente y la gimnasta es un secreto a voces, pese a los intentos del Kremlin por desmentirlo.