"China lamenta profundamente que se haya vuelto a encender la llama de la guerra en el continente europeo", dijo el presidente del país asiático.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El presidente de China, Xi Jinping, pidió hoy "contención máxima para prevenir una crisis humanitaria a gran escala" en Ucrania.

Según la televisión estatal CCTV, el mandatario chino calificó de "preocupante" la situación en Ucrania durante una videoconferencia con su homólogo francés, Emmanuel Macron, y con el canciller alemán, Olaf Scholz.

"China lamenta profundamente que se haya vuelto a encender la llama de la guerra en el continente europeo", dijo Xi, según CCTV.

La prioridad, según el líder chino, es "impedir que las tensiones se recrudezcan o que incluso se descontrolen", algo para lo que pidió apoyo conjunto a las tratativas entre Moscú y Kiev.

"Debemos intentar que ambas partes mantengan la inercia de las negociaciones, superen las dificultades y continúen en contacto para conseguir la paz", insistió, antes de renovar su ofrecimiento de ayuda humanitaria para Ucrania.

El citado medio indica que Macron y Scholz apoyaron una resolución pacífica al conflicto a través de negociaciones, y aseguraron que se trata de la crisis más grave a la que se enfrenta Europa desde la II Guerra Mundial.

Según el resumen del encuentro ofrecido por CCTV, los líderes de Alemania y Francia mostraron su disposición a "reforzar la comunicación y la coordinación" con China para tratar de conseguir la paz vía negociaciones.

"China aprecia los esfuerzos llevados a cabo por Francia y Ucrania para mediar (...) y está dispuesta a desempeñar un papel activo junto a la comunidad internacional, con arreglo a las necesidades de las partes implicadas", respondió Xi.

El líder chino reiteró su oposición a las sanciones contra Rusia debido a su "impacto sobre la estabilidad de las finanzas globales, la energía, el transporte y las cadenas de suministro".

"Las sanciones lastrarán la economía mundial, que ya se enfrenta a la pesada carga de la pandemia, y serán perjudiciales para todos", afirmó, al tiempo que exigió que "se tengan en cuenta seriamente las preocupaciones de seguridad de todos los países", en referencia a la declarada postura de Pekín de que Rusia tiene razones para temer una posible adhesión de Ucrania a la OTAN.

El presidente chino llamó a sus contrapartes europeas a "afrontar la responsabilidad de inyectar más estabilidad y certidumbre a un mundo turbulento y cambiante", algo para lo que reclamó más diálogo y cooperación en el marco del desarrollo a largo plazo de las relaciones entre el gigante asiático y la Unión Europea.