REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Las atrocidades del Estado Islámico (EI) no cesan. El mundo ha sido testigo de imágenes en las que el EI realiza tiroteos masivos de soldados sirios, decapita a periodistas o realiza lapidaciones de mujeres, pero esto último de los extremistas parece superar todos los niveles de crueldad.

En estas imágenes se ve cómo un yihadista enfurecido incita a sus compañeros enmascarados y a gente reunida en la calle a que pisoteen y golpeen a tres soldados sirios que habían capturado.

Tras haber matado a los soldados, sus cuerpos fueron arrastrados de unas motocicletas y con sus 'trofeos' recorrieron la localidad. Supuestamente la brutal ejecución tuvo lugar en la ciudad siria de Raqqa, capital de facto de los grupos militantes, que controlan grandes áreas en Irak y Siria.