x

Ni los niños se salvan del sufrimiento provocado por la invasión de Rusia a Ucrania

Una niña de 7 años murió en un ataque a un jardín de infantes.

Imagen sin descripción

Redacción internacional.-  No solo algunos civiles han sido víctimas de la invasión rusa a Ucrania, donde el número de muertos civiles hasta este domingo había llegado a los 210. También varios niños han perdido la vida, víctimas del conflicto bélico, según estimó el comisionado de derechos humanos de Ucrania.

Una niña de 7 años murió en un ataque a un jardín de infantes; hubo víctimas mortales en la capital, Kiev; y 10 miembros de la comunidad griega ucraniana murieron cuando sus aldeas fueron atacadas en el sur del país.

Alisa Hlans fue una de las seis personas que murieron cuando su jardín de infantes fue atacado el viernes, en el segundo día de la invasión rusa, en la pequeña ciudad de Okhtyrka, a una hora por carretera de la frontera noreste de Ucrania.

Alisa estaba a tres meses de su octavo cumpleaños. Resultó herida de muerte y la fiscal general Irina Venediktova informó que falleció en el hospital el sábado.

Un equipo de médicos luchó para salvar la vida de un segundo niño herido, agregó la fiscal en un mensaje en redes sociales, sobre una imagen con un texto que decía: «¡Necesitamos paz!».

Varios niños han muerto por el avance de las tropas rusas, incluida una niña llamada Polina, que estaba en el último año de la escuela primaria en Kiev.

Según las autoridades locales, ella y sus padres fueron asesinados a tiros por un grupo de reconocimiento y sabotaje ruso en una calle del noroeste de la capital.

El hermano y la hermana de Polina fueron llevados al hospital. Su hermana fue internada en cuidados intensivos y su hermano llevado a otro hospital infantil.La mayoría de los civiles aún no han sido identificados, pero sus historias son igualmente desoladoras.

Otro niño murió cuando un edificio de departamentos fue bombardeado en el noreste de Ucrania, durante el segundo día de la invasión.

La explosión provocó incendios en varios pisos del edificio en Chuhuiv, un pequeño pueblo en las afueras de Járkiv, la segunda ciudad más grande del país.

 

Comenta con facebook