En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Nicaragua, único país iberoamericano del ALBA con relaciones plenas con EEUU

Nicaragua, único país iberoamericano del ALBA con relaciones plenas con EEUU
Nicaragua, único país iberoamericano del ALBA con relaciones plenas con EEUU

embajador de ecuador

BOGOTA, Colombia.- El conflicto diplomático entre Ecuador y Estados Unidos convirtió hoy a Nicaragua en el único de los países de la ALBA del ámbito iberoamericano que mantiene relaciones plenas con el “imperio”, según la terminología bolivariana.

El Gobierno de Estados Unidos declaró hoy persona non grata al embajador ecuatoriano en Washington, Luis Gallegos, dos días después de que el Gobierno de Ecuador hiciera lo propio con la embajadora estadounidense en Quito, Heather Hodges.

Las relaciones ecuato-estadounidenses quedarán a cargo de encargados de negocios, como ocurre desde 2008 entre Bolivia y Estados Unidos y este país y Venezuela, salvo un paréntesis de un año en el que regresaron los embajadores.

Cuba, también miembro de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) como los anteriores, no tiene relaciones diplomáticas con EE.UU. desde 1961, pero desde 1977 funcionan secciones de intereses de ambos países en las respectivas capitales.

Con la salida de Gallegos de EE.UU. y de Hodges de Ecuador, solo Nicaragua, entre los miembros de la ALBA del ámbito iberoamericano (los otros son Antigua y Barbuda, Dominica y San Vicente y las Granadinas), mantiene relaciones a nivel de embajadores con Estados Unidos.

El embajador estadounidense en Managua, Robert Callahan, que ha tenido varios roces con el Ejecutivo de Daniel Ortega, dijo hace solo dos días en una rueda de prensa que se sentía “harto” de “provocaciones” por parte de “empleados del Gobierno” sandinista.

Callahan se refirió con ese término a un periodista de un canal afín al Gobierno que le interpeló sobre Libia y al que él le respondió: “la matanza de civiles en Libia es de parte de (Muamar el) Gadafi, no de parte de la ONU, no de parte de la OTAN”.

A comienzos de marzo el embajador estadounidense afirmó que para su Gobierno es importante que Nicaragua respete la Carta Democrática Interamericana de la OEA, al ser consultado sobre la candidatura de Ortega para buscar un nuevo mandato en noviembre con la ayuda de un fallo judicial que contradice lo que dispone la actual Constitución sobre la reelección inmediata.

“Nicaragua puede reformar su Constitución, pero la Constitución (nicaragüense) dice que para ser reformada tiene que pasar por la Asamblea (Legislativa), entonces para nosotros eso es muy importante”, subrayó Callahan el 1 de marzo.

El origen de la actual controversia entre Ecuador y Estados Unidos está en uno de los miles de cables secretos estadounidenses filtrados por el portal WikiLeaks.

Según esa comunicación interna del año 2009 supuestamente firmada por la embajadora Hodges, en las filas de la Policía ecuatoriana campa la corrupción y la opinión de algunos diplomáticos estadounidenses es que Correa nombró a un jefe policial del que señalan varias irregularidades en el cable para poderlo manipular.

El Gobierno ecuatoriano, que ha dicho comprender la reacción estadounidense en respuesta a la expulsión de Hodges, afirma que su enfado no es con EE.UU. sino con una “mala funcionaria”, como la calificó Correa, y que confía en que se pueda mantener la “cordialidad” bilateral.

El primero de los Gobiernos de los países de la ALBA que declaró “persona non grata” al embajador estadounidense fue el boliviano en 2008.

El embajador Philip Goldberg fue expulsado en septiembre de ese año tras ser acusado por el presidente Evo Morales de conspirar contra él y de estar implicado en protestas opositoras.

En 2009, cuando Goldberg fue nombrado subsecretario adjunto de Inteligencia de EE.UU., el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, se refirió a él como una persona “extremadamente peligrosa” cuya tarea en Bolivia “no tenía nada que ver con la diplomacia, sino con la conspiración y la inteligencia”.

A los pocos días de la salida de Goldberg, fue expulsado de Venezuela el embajador Patrick Duddy, ante “las reiteradas demostraciones de hostilidad” de EE.UU. con el pueblo de Venezuela y con Bolivia y su presidente, Evo Morales, según el Gobierno venezolano.

Estados Unidos respondió expulsando a los embajadores de Bolivia y Venezuela en Washington, Gustavo Guzmán y Bernardo Álvarez, respectivamente.

Duddy volvió a Caracas el 1 de julio de 2009, después de que ambos Gobiernos decidieran restablecer relaciones a nivel de embajadores, y se despidió del cargo el 30 de junio de 2010.

Larry Palmer, designado para suceder a Duddy en la embajada estadounidense en Caracas, no llegó a tomar posesión pues el presidente Hugo Chávez le negó el beneplácito debido a que afirmó, al responder un cuestionario del Senado, que la moral de los militares venezolanos era baja y que era necesario investigar la presunta presencia de la guerrilla colombiana en Venezuela.

Como respuesta el Departamento de Estado de EE.UU. revocó el visado al embajador venezolano Bernardo Álvarez.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *