En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Ningún leopardo suelta sus manchas

José Báez Guerrero

La recidiva de insensatez del presidente del Senado es preocupante. Ya varias veces ha debido pedir disculpas tras disparatear. Y ahora, al celebrarse el trigésimo-séptimo aniversario de la fundación del PLD, un titular de la prensa trae una nueva agresión de Reinaldo al sentido común: “Pared Pérez propone empresarios sacrifiquen un 2% del 5.8% del PIB que reciben en exenciones para la educación”.

Se trata, por supuesto, del debate acerca de cómo lograr que en el presupuesto nacional se incluya una asignación a la educación pública de cuando menos el equivalente a un 4% del producto interno bruto. Actualmente la asignación es de menos de un 2% y su monto de menos de cuarenta mil millones de pesos.

Será útil aclararle al ilustre senador que los sectores empresariales no reciben nada del gobierno sino que es al revés. Al generar empleos y riqueza, todos los dominicanos, incluidos los empresarios, pagamos impuestos, o sea que entregamos al gobierno una parte de la riqueza que generamos. El pobre Reinaldo luce confundido o cuando menos inexperto cuando arguye que los empresarios “reciben” cuando lo que hacen es que dan.

Sus propias penosas palabras revelan una supina ignorancia en materia económica. Reinaldo dijo: “¿ustedes saben cuánto representa en el porcentaje del PIB las exenciones que reciben los sectores empresariales y de otra índole que reclaman el 4% por ciento para la educación? Reciben el 5.8% del PIB. Una buena alternativa podría ser que esos sectores que se benefician de esas exenciones impositivas se sacrifiquen y reduzcan un 2% de esas exenciones para que vayan a la inversión en educación”.

Parece que el día que explicaron economía en la universidad Reinaldo estuvo ocupado en algún círculo de estudios del PLD, estudiando boschismo o marxismo, y de ahí su enredo conceptual.

Mayor aún que el dislate económico es el desbarre político. ¿A qué viene incordiar a todos quienes pagamos impuestos sacaliñando incentivos fiscales cuando el desempeño y aporte de todo el sector privado es inconmesurablemente superior al del gobierno?

Un viejo dicho africano dice que los viejos leopardos no cambian sus manchas. Igual pasa con los prejuicios de los políticos. Declaraciones poco sensatas revelan su verdadero sentir acerca de asuntos fundamentales. Y en el caso de Reinaldo, no han bastado 37 años para que se purgue del boschismo original. Don Juan estaría orgulloso de él.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *