En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

No cacarear Mucho

Ray Ortega.

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Hay un refrán que dice: Uno es dueño de lo que calla, y escavo de lo que habla. Si nosotros habláramos menos, las cosas serian diferente. No criticaríamos a los demás, no hubieran chismes y enredos, nos evitaríamos el mil de problemas, por lo menos yo me los evitaría, y digo yo porque en mi país de origen dice uno: El burro delante para que no se espante.

Hay muchas personas que tienen problemas con la boca, es decir cacarean mucho. El escritor Sagrado del Libro de los Proverbios, Capitulo 13, Versículo 3 dice: Quien vigila su boca, guarda su vida; quien abre los labios, busca su ruina; y en Capitulo 18, Versículos 6 y 7 dice: Los labios del necio se meten en el proceso, su boca llama a los golpes. La boca del necio es su ruina, y sus labios una trampa para su vida.

Quiero contarles una historia que lleva por título: Las grullas y las piedras en el pico, y dice así: El caso de las grullas que habitan las montañas de Taurus al Sur de Turquía, cuando vuelan tienden a cacarear mucho, y todo eso ruido capta la atención de las águilas, las cuales se abalanzan sobre ellas y se las comen. Las grullas experimentadas por lo que les ha pasado evitan esa amenaza recogiendo piedras lo suficientemente grande como para llenarse el pico, esto les impide cacarear mientras vuelan, y así evitan convertirse en el almuerzo de las águilas.

Cuántos de nosotros pudiéramos evitar muchos de los problemas que nos buscamos, si aprendiéramos a controlar nuestra lengua. Cuánto dolor que causamos a los demás se pudieran evitar si guardáramos las palabras que salen de nuestra boca. En su Carta Santiago nos dice que la lengua es el órgano más pequeño, pero el que más daño hace. Cuantas muertes se pudieran evitar si controlásemos nuestra boca, cuantas peleas se evitarían, en fin sería muy grande la diferencia.

Tendemos a darle rienda suelta a nuestra lengua. Siempre digo que si el hablar y cacarear pagara impuestos, nosotros teníamos que tener un trabajo solamente para pagar los impuestos por lo mucho que hablamos, y muchas veces hasta decimos lo que otros nos dijeron, sin saber si es verdad o mentira lo que estamos diciendo.

En mi país de origen se usa mucho ese dicho: Uno es dueño de lo que calla, y esclavo de lo que habla. Se imaginan tener la boca llena de piedras todo el tiempo para no hablar de más. A mí me causa repulsión solo el pensarlo. Pero pensemos y reflexionemos, y pidámosle al Señor que nos ayude a crecer en este tiempo, pidámosle que nos enseñe a tener el ayuno de la lengua y de las habladurías y que nos ayude a crecer en el camino de la perfección hacia El.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Comenta con tú facebook

Comentarios

Muy bueno su escrito. Ojala aprendamos a no cacarear tanto y a hacer mas por los demás. El buen Dios le cuide siempre.
Mucha verdad lo que usted pone en su escrito. hay que cacarear menos y hacer mas.
Mucho me gusto su ejemplo, maravilloso. Ojala aprendamos del mismo. El buen Jehova le cuide siempre.
Muy bueno lo de las gruyas y las piedras en el pico. A ver si nosotros los Dominicanas cacareamos menos y hacemos mas por nuestro país. Felicitaciones por eso hermoso articulo.
Sr. Ray, yo he oido decir que la lengua tiene mas filo que la navaja, insinuando que con lo que hablamos podemos hacer mas daño a una persona que si la hirieramos con una navaja y creo que es verdad. Un corte de navaja se puede curar con unos puntos en un hospital. Lo que decimos de una persona puede herirla tanto que puede perder empleo, familia y hasta llevarla a quitarse la vida. Seamos conscientes de la fuerza positiva o negativa de lo que decirmos de los demas. Saludos, Carlos
Muy buena su historia de las piedras. El buen Jesús le cuide siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *