En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

No es personal, es político

Una buena parte de la prensa, por razones económicas, insiste en presentar el conflicto del Partido Revolucionario Dominicano como resultado de las disputas entre Hipólito Mejía y Miguel Vargas Maldonado. Y no es cierto.

El problema no es personal, es político. No es tan simple como una discusión entre comadres. Ni el pleito entre dos hombres por la hembra más buena del barrio. El problema es, entre Miguel Vargas, apadrinado y protegido por el gobierno, y los que luchan por salvar al PRD.

El problema no es “entre la corriente de Miguel Vargas y la corriente de Hipólito Mejía”. Eso es maniqueísmo absurdo. Hipólito no representa una corriente, ni una tendencia política a lo interno del PRD en estos momentos.

El ex presidente de la República se ha sumado a los que buscan arrancarle el PRD de las manos, no a Miguel Vargas, sino al candidato sempiterno del PLD, Leonel Fernández, quién maneja los hilos del títere.

Una buena parte de los que hoy adversan a Miguel Vargas eran de su grupo. Gente que lo apoyó casi incondicionalmente, pero que luego, por vergüenza, por dignidad, por principio, por amor al PRD, por los abusos y los atropellos que recibieron, lo abandonaron.

Durante la campaña electoral los dirigentes del PRD se integraron, en cuerpo y alma, para ganar las elecciones. Mientras ellos trabajaban denodadamente, sacrificándolo todo, incluso sus hogares y familiares, el presidente del PRD y sus seguidores trabajaban para impedir el triunfo. Tanto es así, que cuando la Junta Central Electoral dio ganador al PLD, Miguel y su gente lo celebraron por todo lo alto en un hotel de la capital. Y al grito de: “¡Misión cumplida!”, brindaron levantando sus copas. (La traición se había consumado)

El problema pues, no es entre Hipólito y Miguel. Es entre el PRD y Miguel. Entre fieles y traidores, entre los que les duele el PRD, y lo traidores alumnos de Judas.

Estatutariamente Andrés Bautista es el presidente en funciones del PRD, Orlando Jorge Mera, secretario general, Geanilda Vásquez, de organización. Y detrás de ellos, ocupando puestos importantes de dirección, elegidos en la convención, muchos otros.

Es en ese grupo de dirigentes y militantes institucionales que están Hipólito Mejía, Luis Abinader, Milagros Ortiz Bosch, Hugo Tolentino Dipp, Guido Gómez Mazara, César Cedeño, César Sánchez, Tony Peña, Yanet Camilo, Jesús Ferris Iglesias, Tony Rafúl, Ana María Acevedo, Fafa Taveras, Arturo Martínez Moya, Jaime Aristy Escuder, Manuel Durán, Alerto Atallah, Arsenio Borges, Wellington Arnau, Fello Suberví, Víctor Méndez, entre muchos otros, respaldados por más de dos millones de hombres y mujeres que votaron por los candidatos del PRD anhelando un cambio con la esperanza de un porvenir mejor.

El problema es que Miguel traicionó al partido y al candidato que debió apoyar con todas sus fuerzas. El problema es que, como consecuencia de esa traición el PRD no está en el gobierno. El problema es que Miguel  negoció con Leonel Fernández y el PLD la suerte del partido que presidía.

El problema es que por esa traición Miguel es hoy el hombre más repudiado y odiado por las bases de ese partido. El problema es que el gobierno, utilizando a Miguel como punta de lanza, quiere destruir, dividir o desarticular al PRD para que no pueda hacer oposición.

El problema –si quieren que les diga más- es que Miguel es la garantía de triunfo en el 2016 de Leonel Fernández y el PLD. El problema es que Miguel ha demostrado ser el “político” más ignorante y torpe que registra la historia mundial desde Maquiavelo hasta nuestros días. El problema es que Miguel es el problema del PRD. El problema es que Miguel ya no cabe en el PRD. El problema es que salvar al PRD es salvar la democracia dominicana. Por lo tanto el problema no es personal, es político.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *