En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

“No Gritemos”

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores. Espero se encuentren bien en unión de su querida familia.

Vivimos en un mundo donde el nivel de ruido es ensordecedor. Escuchamos los automóviles que circulan en nuestras calles, los trenes, las obras en construcción, los casinos, las discotecas. La televisión y los automóviles que a veces llevan le radio a todo lo que da, y nuestros automóviles se mueven cuando un auto que lleva esa música tan alta se para detrás o al lado de nosotros. Sobre todo en las grandes metrópolis, el ruido es mayor, y lógicamente como oímos menos, y no escuchamos, o escuchamos menos, tenemos que gritar más para que nos escuchen u oigan.

Todo este ruido nos sirve para huir de nosotros mismos, No queremos escuchar nuestra propia conciencia que nos dice muchas veces que estamos equivocados en el rumbo que llevan nuestras vidas, es por eso que muchas personas son incapaces de escucharse a si mismo en el silencio.

Tendemos cada vez a hablar más y más fuerte, y a escuchar menos, y a veces no hablamos sino que gritamos. El esposo le grita a la esposa, los hermanos se gritan entre si, el padre le grita al hijo y viceversa, a veces hasta se gritan entre vecinos.

No nos damos cuenta que el alma del ser humano es como una hoja que a veces el viento se la lleva lejos de su árbol, es que muchas veces el ruido ensordecedor de nuestro entorno no nos deja descubrir la vida, tratemos de callar todo ese ruido para que comencemos a escuchar la voz de nuestra conciencia que nos interpela a cada momento de nuestra vida. Deberíamos construir un mundo más silencioso, y pudiéramos preguntarnos. ¿Para que y porque gritamos?

Yo verdaderamente no tengo la respuesta a esta pregunta, pero quiero compartir con ustedes una bonita historia que procede de la sabiduría oriental, ella nos puede dar un poco de luz de porque gritamos, y dice así: Un día, Meher Baba preguntó a sus mandalies o discípulos lo siguiente: ¿Por qué las personas gritan cuando están enojadas? Sus discípulos pensaron unos momentos, Porque perdemos la calma dijo uno, por eso gritamos. Pero, ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado?, pregunto Baba; ¿No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona cuando estas enojado? Los discípulos dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía a Baba. Finalmente explico: Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse uno a otro a través de esa gran distancia. Luego Baba preguntó: ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente. ¿Por qué? Porque sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña. Baba continuó: Cuando se enamoran aún más ¿Qué sucede? No hablan, sólo susurran y se acercan más en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Luego Baba dijo: Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más. Llegará un día en que la distancia sea tan grande que no van a encontrar el camino de regreso.

Mis queridos amigos, hablemos menos y escuchemos más, y gritemos lo menos posible.

Termino con el Versículo 16 del Capitulo 3 de la Carta de San Pablo a los Colosenses que dice: “Aconsejaos unos a otros y enseñaos mutuamente con palabras y consejos sabios”.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Comenta con tú facebook

Comentarios

Querido Don Ray. Lo que mas abunda aqui son los ruidos, de noche no se puede ni dormir tranquilo con la bulla que tienen los colmadones, sobre todo la musica, uno se queja y no hacen nada con eso.
Gracias por tu comentario, ojala aprendamos en este nuestro bello pais a no hacer ruidos.
Sr. Ray que verdadero este ejemplo que presenta hoy. El amor susurra, el odio o el rencor grita y nos separa mas, mientras mas gritamos. Dios nos habla bien bajo, y no lo oimos porque gritamos. Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *