En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

No me importa tu opinión sobre mi vagina

No me importa tu opinión sobre mi vagina
No me importa tu opinión sobre mi vagina

REDACCIÓN INTERNACIONAL.– Hay un sarpullido de hombres que me quiere explicar las vaginas.

Sarpullido es como he decidido llamar a un colectivo de machoexplicadores, o mansplainers, esos hombres que creen te explican cosas. Los cuervos forman parvadas, las lechuzas, parlamentos y los machoexplicadores, un sarpullido. En la medicina, un sarpullido puede ser una molestia leve y pasajera que se va y no regresa. También puede anteceder a una enfermedad mucho más grave, incluso algo maligno.

Siempre ha habido unos cuantos hombres, por aquí y por allá, que me explican la vagina. He padecido a tontos ansiosos por hacer alguna broma con tal de conquistar que dicen que son ginecólogos aficionados para detallar su conocimiento avanzado —e imaginario— de la fisiología y anatomía femeninas. Hombres que creen que estar sentadas al lado de ellos en un bar, sonriendo (porque si no sonríes, te dicen que sonrías), es una invitación a que te digan cómo te harán gemir y gritar.

Sé que a muchas otras mujeres les han explicado las vaginas porque durante los últimos veinticinco años mi trabajo ha consistido en tratar problemas de la vagina y la vulva. He escuchado a mujeres, con análisis absolutamente normales, llorar porque les han dicho que su vagina no huele o no sabe como debería hacerlo. Están demasiado húmedas o demasiado flácidas o demasiado asquerosas.

Todas esas mujeres tenían algo en común: esas cosas se las dijeron los hombres. Aunque admito que es información anecdótica, los años que tengo escuchando la vergüenza secreta acerca de las vaginas y vulvas saludables parecen sugerir que se debe en gran parte, si no es que por completo, a los compañeros varones que explotan las inseguridades vaginales y vulvares como si se tratara de un arma de abuso y control emocional.

Pero lo que colmó el vaso fue el Vick VapoRub.

En internet soy conocida como la ginecóloga que desacredita las modas innecesarias y a menudo nocivas. Los vapores vaginales, las duchas, la brillantina, las barras para el endurecimiento de las paredes: todo esto ha surgido a partir de la misma necesidad de domar el tracto genital absolutamente normal. Ya sea que estos productos se comercialicen mediante una gran compañía o un proveedor solitario en internet; o que se vendan como medicamentos en farmacias o se comercialicen bajo el disfraz de marcas “naturales” y artesanales, la intención es la misma: monetizar el miedo íntimo ligado a las zonas íntimas. La idea es sacar provecho de la incapacidad de la sociedad de sostener discusiones públicas, y maduras, acerca de la vagina y la vulva. Estos productos y sus mensajes no son muy distintos de los anuncios de Lysol de la década de los cincuenta en los que les decían a las mujeres que con su producto para higiene íntima podrían volver a ser “la chica con la que él se casó”.

La nueva moda ahora parecía ser la sugerencia de que es buena idea ponerse un ungüento mentolado de jalea de petróleo en la vagina. (No lo es).

Harta, escribí la historia de un hombre que trató de avergonzarme por la salud de mi vagina. En una ocasión, salí con un hombre que me dijo que podría ser una mujer deseable si tan solo mi cabello fuera lacio o si bajara de peso o si me vistiera diferente. La medición de mi supuesta perfección seguía cambiando, de modo que tratar de solucionar mis defectos era una tarea hercúlea; creo que precisamente de eso se trataba.

Aunque quizá no tenga absoluta confianza en mi apariencia, tengo confianza profesional a montones. Existen pocas personas, si las hay, que sepan más acerca del tracto genital que yo. De modo que cuando este hombre comenzó a hablar sobre cómo podría ser mejor mi saludable vagina, lo dejé.

Escribir este párrafo acerca de mi experiencia personal no me pareció raro ni demasiado personal en absoluto. Hablo de vaginas todo el día. La misma incapacidad de hablar sin vergüenza sobre la vagina y el tracto genital es lo que ha permitido que surjan estos productos usureros. Y si un ginecólogo especializado en la salud de la vagina y la vulva no puede hablar al respecto, ¿entonces quién? He revelado detalles acerca del fallecimiento de mi hijo y eso me parece mucho más íntimo y emocionalmente desafiante.

Pero en respuesta a mi publicación surgió un artículo en el tabloide The New York Post con el encabezado equivocado: “Mi novio me dejó por el olor de mi vagina”, acompañado de una fotografía mía. El artículo en sí era preciso, lo cual no era difícil pues se trataba básicamente de citas extraídas de mi blog.

Y entonces aparecieron los hombres. Llegaron para compartir su opinión respecto a mi vagina, escribiendo comentarios en mi blog y enviándome mensajes en Twitter. Corrieron en manada a mi cuenta de Instagram y Facebook. Un grupo de caballeros que estaban por lo menos en sus cuarenta decidió incluso que esta historia de cómo supuestamente me habían botado era digna de burlas en su podcast.

Este sarpullido me bombardeó con comentarios tanto públicos como privados. Había hombres que se preguntaban si ya me habría “lavado la cosa”. Uno escribió que “¡seguramente ME GUSTABAN las apestosas! Qué bueno, pero ¡nosotros preferimos las FRESCAS como una flor!”. Otro hombre afirmó: “Los hombres tuvimos una junta, todos los 3,5 mil millones de hombres” y que, al parecer, en ella habían decidido “doblar la apuesta y pagar por ver” mi apestosa vagina.

Un hombre sugirió que llamara a mi ex y le agradeciera “por alertarme de mi vagina hedionda”. También surgió el contingente #NotAllMen (#NoTodosLosHombres) que creía imposible que mi experiencia personal y mis 25 años como ginecóloga pudieran proporcionar evidencias de que los hombres hayan intentado jamás controlar a las mujeres abusando de sus inseguridades. Obviamente, mi vagina era la única que apestaba.

Más hombres me buscaron para explicarme las vaginas. Me dieron información falsa acerca de cómo limpiarlas y prepararlas (para el bienestar los hombres, por supuesto), y me dijeron cuán asquerosa debía ser la mía, además de lanzar insultos que no puedo plasmar aquí.

La salud de mi vagina causó más indignación en los hombres que cualquier cosa que haya escrito jamás, y eso que escribo acerca de los abortos durante el segundo trimestre, así que ya es decir.

A las mujeres a quienes les han dicho que están demasiado húmedas o demasiado secas, demasiado desarregladas, demasiado olorosas, demasiado asquerosas, demasiado flácidas o demasiado sangrientas, les digo: yo las he escuchado. Sé que están de pie en las farmacias preguntándose por qué existen todos estos productos de higiene si son innecesarios. Sé que navegan en internet cuestionándose lo siguiente: si las celebridades dicen que se vaporizan la vagina o tienen un ritual de diez pasos para prepararla, entonces el descuido vaginal seguro es un problema que arruina las relaciones.

Lo único que puedo decirles es que si tienen una duda acerca de su salud, consulten a un médico. Y que si alguien trata de hablar de su cuerpo sin amabilidad ni interés, el del problema es él. Y: la vagina es como un horno con sistema de autolimpieza.

Así que agradezco al sarpullido de machoexplicadores y a The New York Post. Esta experiencia comprueba que avergonzar a las mujeres por vaginas fisiológicamente normales y funcionales es una epidemia. La cura para este sarpullido es la información. Pueden escuchar y aprender o pueden sentarse al fondo del salón de clase y callarse la boca.

La era en la que los hombres podían avergonzar a las mujeres por sus vaginas perfectamente saludables está llegando a su fin.

Fuente: nytimes.com

Por: La Dra. Jen Gunter es ginecobstetra y trabaja en California.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *