Aún antes de que comience el desmonte del subsidio eléctrico, previsto para el primero de noviembre, pequeños comerciantes y residentes del Gran Santo Domingo aseguran que ya han sufrido alzas de las tarifas de energía y quienes usan el servicio pre-pago consideraron que sus recargas apenas les alcanzan.