Las muertes violentas del fin de semana generaron preocupación entre representantes de distintos sectores de la vida nacional que entienden que este flagelo debe de ser erradicado desde el seno familiar y abogan para que se creen políticas públicas que vayan encaminadas a fomentar una cultura de paz.