Autoridades internacionales y nacionales, al culminar un seminario realizado durante tres días, se mostraron optimistas de los avances del proyecto y dijeron que no se puede esperar más para aplicar los cambios que se requieren.


Reconociendo que muchos de los agentes de la Policía Nacional no tienen ni el más mínimo conocimiento de cuáles son sus funciones dentro de la institución, la vicepresidenta Raquel Peña dijo que la reforma es prioridad nacional.


En tanto el ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez, pidió a la clase política, empresarial y a la sociedad en general involucrarse en el proceso, asegurando que la policía no es solo del gobierno.