El atraso en el tráfico internacional de mercancías y las alzas exorbitantes en los costos de los fletes procedentes desde China pone entre la espada y la pared a los comerciantes y amenaza las ofertas que cada año esperan recibir los ciudadanos en el Black Friday y el comienzo de la temporada de compras de fin de año.