Con escepticismo, ciudadanos del Gran Santo Domingo recibieron las medidas anunciadas como primer paso para reformar a la Policía.