Desesperados por ayuda están algunos padres que sus hijos han sido diagnosticados con atrofia muscular espinal y no cuentan con los recursos necesarios para pagar el costoso tratamiento, por lo que claman a las autoridades para que vayan en su auxilio.