Es una especulación establecer el nivel de agresividad de la nueva variante ómicron del Covid-19 detectada en Sudáfrica, expresaron este domingo epidemiólogos e infectólogos, quienes consideran que no deben despertarse las alarmas por la enfermedad, cuyos síntomas son diferentes a las demás cepas que hasta ahora han incidido durante la pandemia que lleva aproximadamente dos años.