La desesperación se apoderó de los residentes en la cañada de Guajimía debido al temor de que, ante las lluvias de este fin de semana, el agua vuelva a penetrar a sus viviendas y arrastre una vez más sus carros y motocicletas.