Ante el continuo incremento de los productos de la canasta básica, como alternativa, consumidores acuden a los mercados populares en busca de rendir el peso en su presupuesto diario, mientras que otras personas se han visto obligados a sustituir algunos alimentos y cambiar el menú en sus mesas.