Explicaron que durante el año pasado, muchos vecinos de los que residen en la calle principal hicieron algunas conexiones y desde entonces el líquido dejó de llagar en su totalidad.


La situación es un duro golpe a su presupuesto dicen los afectados, quienes para suplir su necesidad tienen que invertir entre doscientos y trescientos pesos cada día.