Con un llamado a la clase política y a los legisladores que discuten el proyecto de reforma al Código Penal para fomentar los valores de la familia, grupos católicos salieron a las calles este domingo para pedir medidas para erradicar la violencia.