El retorno a clases presenciales abre la temporada de compras, y desde ya papelerías, librerías y tiendas se preparan para “su agosto”, mientras que los padres de familias ajustan sus presupuestos en medio de quejas por  del incremento de precios en los diferentes útiles escolares.