En momentos en que este viernes concluye oficialmente el desmonte del programa de ayuda Quédate en Casa, la población enfrenta una escalada alcista de precios de los alimentos y de productos de primera necesidad que ninguno de las medidas adoptadas por los ministerios de Agricultura y Comercio han podido frenar.