Tras las presiones de los colegios privados, cuyos alumnos asistieron esta semana a tomar clases virtuales en restaurantes y centros comerciales, el Ministerio de Educación se prepara para reabrir las aulas de todos los niveles.