En San Francisco de Macorís, la policía detuvo al principal sospechoso de la muerte a puñaladas de su expareja, cuyo cadáver fue encontrado dentro de una cisterna en una vivienda de ese municipio.