Consternación en Haití y a nivel internacional por el magnicidio esta madrugada del presidente haitiano, Jovenel Moïse, en un ataque perpetrado en su casa por un comando armado.


El ataque, del que también resultó gravemente herida la primera dama, Martine Moïse, ocurre en medio de una profunda crisis política y genera un vacío de poder, ya que mientras el canciller Claude Joseph ha fungido desde abril como primer ministro interino, el propio mandatario acababa de nominar otro jefe de gobierno.