Quemando gomas protestaron motoristas en el centro de retención vehicular de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre, Canodromo El Coco, donde afirman que la entidad no quiere devolver sus motores a pesar de pagar las multas.