El inmiente sacrificio de miles de cerdos podría representar pérdidas por 40 millones de pesos en las fincas pequeñas y medianas de Moca y Licey, dos de los principales centros de producción porcina del país, según estimaciones de los granjeros.