La creciente y letal violencia de pandillas en la capital haitiana ha contribuido a la inseguridad alimentaria de al menos un millón de personas, dijo el martes el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.


Jean-Martin Bauer, director del PMA en Haití, afirmó que la situación ya se está saliendo de control porque grandes partes de Puerto Príncipe están controladas por pandillas.


Bauer dijo que la situación en los últimos 90 días ha empeorado, además de que ya un millón de personas padecía inseguridad alimentaria aguda.