Al menos siete presuntos miembros del comando armado que ejecutó el magnicidio del presidente haitiano Jovenel Moïse han caído abatidos por la policía de esa nación, mientras otros seis están detenidos.