Padres de familias afirman que el cambio de la fecha del día de reyes disminuye un poco la emoción tanto en ellos como en sus casas, no obstante hacen lo posible por mantener la tradición.


En tanto aseguran este año no han podido brindarle a sus hijos la misma cantidad de regalos pero afirman hacen un gran sacrificio para verlos entusiasmados.