Debido a la ausencia del certificado de la autopsia del joven que murió en un hospital de San José de Ocoa mientras se encontraba bajo custodia policial y sin los responsables de borrar los datos de miembros de la prensa y víctimas del incidente en el canódromo, Finjus pidió a las autoridades adoptar medidas contundentes contra estos hechos.