Tras la operación de columna que le fue echa a la niña de 12 años que cayó desde el cuatro de un albergue de Conani, los doctores del Hospital Pediátrico Hugo Mendoza comenzarán a reducir los sedantes que le era proporcionados a la menor por la inflamación cerebral que le provocó la caída y que ya cedió.


La directora del centro de salud explicó que tan pronto despierte evaluarán si es posible que pueda ser desintubada y puede respirar por si sola, ya que los pronósticos son favorables.