Movimientos populares de Santiago demandan del gobierno una solución a la crisis que ellos dicen se aproxima debido a la inestabilidad de los precios de los hidrocarburos.


Las organizaciones de esa ciudad declararon los “viernes rojos”, en repudio a los aumentos de la gasolina semanal y otros derivados de los hidrocarburos.