El presidente Luis Abinader admitió este lunes que el Gran Santo Domingo vive un repunte de COVID-19, que se ha reflejado en el incremento de la ocupación hospitalaria tanto a nivel público como privado, especialmente en las salas de cuidados intensivos, que llegó al 57 por ciento a nivel nacional.