La policía en Santiago detuvo a 28 personas por infringir el toque de queda y las medidas de distanciamiento físico en una fiesta clandestina en Santiago.