En medio de la objeción de grupos de derechos humanos y de activistas de derechos de la mujer, la Cámara de Diputados acelera la revisión del proyecto de reforma al Código Penal que mantiene la prohibición total y penas para el aborto con la meta de aprobarlo y convertirlo en ley antes de que concluya este periodo.