Dirigentes de las principales entidades empresariales de Santiago denunciaron que los grupos populares que coordinaron la huelga regional del pasado lunes amenazaron a los comerciantes para que se unieran al paro.


Según los empresarios, fueron muchos los negocios que tuvieron que cerrar sus puertas bajo supuestas amenazas.