Fueron incautados e incinerados cientos de libras de carne de chivo no aptas para el consumo humano en el municipio de Dajabón.


Según informó el ministerio de Salud Publica, la carne era procedente de Haití y no contaba con los estándares ni los permisos para su comercialización en el país.


La Policía informó que la carne decomisada, que incluía 23 chivos sacrificados, era transportada en una yipeta con el objetivo de ser vendida en la provincia de Santiago Rodríguez.