Decenas de agentes policiales pensionados marcharon de la avenida Independencia al el Congreso en demanda de mejores condiciones para su retiro.


El Palacio Legislativo estuvo acordonado por agentes y equipos de la Policía Nacional.


Los manifestantes dijeron que viven en condiciones precarias debido a sus reducidas pensiones, además de que muchos ellos carecen de seguro de salud o poseen uno con cobertura limitada.