Tener una empresa “offshore” no es un delito, siempre y cuando esa sociedad esté inscrita en la cámara de comercio y producción a fines de que puedan generar, reportar y pagar impuestos, explicó este martes el vicepresidente ejecutivo de FINJUS, Servio Tulio Castaños.