Una prolongada escasez de agua potable impide a los residentes del sector San Luis, en Santo Domingo Este, realizar sus actividades cotidianas. Para mantener la higiene en estos tiempos de pandemia, los afectados deben comprar a diario el líquido a camiones distribuidores.