El ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez, aboga por un punto de equilibrio, al indicar que la decisión del Consejo Nacional de Migración es vital para la seguridad nacional ante el creciente número de extranjeros. 

SANTO DOMINGO.- Los sectores agropecuarios y productivos del país acogieron el pedido del Gobierno tendente a regularizar la mano de obra extranjera que reside en la República Dominicana, a los fines de hacer cumplir la Ley de Migración y las decisiones aprobadas por el Consejo Nacional de Migración, explicó el Ministerio de Interior y Policía en un comunicado.

Al desarrollar un encuentro con los sectores productivos, agropecuarios y de la construcción, realizado en la sede de la Cancillería, los representantes de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), Osmar Benítez, y Wilfredo Cabrera de la Confederación Nacional de Productores Agropecuarios (Confenagro), abogaron para que desde el Gobierno se fomente la mecanización de las labores agrícolas, para de esa manera reducir la mano de obra extranjera.

“La realidad es que tenemos que cumplir y como dice nuestra carta: Respaldamos total y absolutamente la decisión del Gobierno dominicano que preside Luis Abinader de normalizar el estatus migratorio de las personas que están en nuestro país sin cumplir con los requisitos de la Ley”, expresó Benítez.

De su lado, Wilfredo Cabrera de Confenagro dijo que todo el que está en un país tiene que estar registrado y que en verdad la seguridad nacional tiene que estar por encima de todo, por lo que también favoreció la automatización de las labores agrícolas en el campo.

Hilario Pellegrini Fernández de la Asociación Dominicana de Productores de Banano (Adobanano) expresó su preocupación por la situación, sobre todo con las bandas que operan en Haití y reveló que ya iniciaron un proceso de identificación de los trabajadores a través de un carnet, al cual le agregaron un contrato laboral como requisito, el cual incluye las 10 huellas dactilares empleado.

“Además, iniciamos un censo para determinar la cantidad de empleados que tenemos. El 68% de nuestra mano de obra vuelven a Haití y se reportan por lo menos dos veces al año por vacaciones y luego regresan al país”, dijo.

Punto de equilibrio 

El ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez, aboga por un punto de equilibrio, al indicar que la decisión del Consejo Nacional de Migración es vital para la seguridad nacional ante el creciente número de extranjeros.

“Desde el 2004 hasta la fecha son cientos de miles de nacimientos de extranjeros en territorio dominicano, más del 97 por ciento son haitianos, cuál es la importancia de lo que esto significa que, si esas personas viven en el país por más de 20 años, va a surgir el problema inevitable de dónde son nacionales por el tiempo, por lo cual hay que tomar medidas”, advirtió.

Limber Cruz y Deligne Ascención destacaron la importancia del encuentro y el compromiso de hacer todo lo que esté a su alcance para lograr que los sectores productivos y de la construcción no se vean afectados por las disposiciones y que sigan jugando su rol en el desarrollo productivo de la República Dominicana.

En la actividad participaron también el viceministro de Gestión Migratoria y Naturalización, Juan Manuel Rosario; el senador Virgilio Cedano, presidente de la Comisión Permanente de Interior y Policía y Seguridad Ciudadana en la Cámara Alta; Andrés Valentín, director general de Trabajo; Wilfredo Lozano, director general del Instituto Nacional de Migración, entre otros funcionarios.

Además de los bananeros, en el encuentro participaron representantes del sector arrocero, cacao, café, azúcar, habichuelas, vegetales y de la construcción.