El alumno dejó de escribir por estrés postraumático y ahora debe enfrentarse a un nuevo luto.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La decisión de las autoridades del Colegio Nuestra Señora de la Merced de Mendoza es inamovible. Se trata de la escuela que echó a un niño de 8 años que perdió a su papá durante un violento asalto en enero. El alumno dejó de escribir por estrés postraumático y ahora debe enfrentarse a un nuevo luto.

Desde nuestra Alianza Informativa Latinoamericana los detalles.