No hay que temer para nada a las alturas, al menos es lo que pensamos que estos dos hombres piensan cada día antes de dirigirse a su trabajo.

Definitivamente un trabajo que da miedo!!!