En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Nueva Ley de VIH y SIDA es una buena herramienta para hacer frente a la epidemia

Nueva Ley de VIH y SIDA es una buena herramienta para hacer frente a la epidemia
Nueva Ley de VIH y SIDA es una buena herramienta para hacer frente a la epidemia

Sergia Galván

SANTO DOMINGO, República Dominicana.– La directora ejecutiva de la Colectiva Mujer y Salud, Sergia Galván aseguró que la nueva Ley de VIH y SIDA, 135-11 de junio de este año, constituye una importante herramienta de política para hacer frente a la epidemia del VIH. “Es una ley moderna, fundamentada en los derechos humanos y con mandatos precisos para la puesta en marcha de una respuesta nacional coherente, integral, multisectorial y con base científica”.

Galván afirmó que el país cuenta con una vasta experiencia en el manejo de la epidemia, con organizaciones de la sociedad civil con alto compromiso,  con poblaciones afectadas e infectadas organizadas y articuladas, con recursos humanos técnicamente muy competentes y  con organismos internacionales involucrados en todo el quehacer de la respuesta Nacional.

“Sin embargo, nos mueve a preocupación, la baja inversión financiera del Estado Dominicano en el combate a la epidemia, la cual descansa fundamentalmente en los organismos internacionales de cooperación, los cuales están reduciendo de manera significativa su apoyo, por estar el país en categoría de “economía media”  lo más preocupante de todo,  es la disminución de los recursos provenientes del Fondo Global de SIDA, el cual nos sacó ya del grupo de países prioritarios. Esto significa un alto riesgo para garantizar el tratamiento a los enfermos y para evitar nuevas infecciones”.

Cabe destacar que la mayoría de organizaciones de sociedad civil que trabajamos en la prevención del VIH, hemos tenido que reducir de manera significativa las operaciones y hasta cerrar programas.

De manera particular, dijo, es preocupante la feminización de la epidemia, ya que  las relaciones desiguales de poder entre los hombres y las mujeres y la cultura machista coloca a las mujeres en mayor situación de vulnerabilidad frente al VIH. El VIH es la principal causa de mortalidad y de enfermedad entre las mujeres en edad reproductiva (entre 15 y 49 años) de todo el mundo.

Los estudios nacionales indican que el riesgo de infección al VIH al que se exponen las mujeres que han sufrido algún tipo de violencia puede ser hasta tres veces mayor que el del resto  y sabemos que el 25% de las mujeres dominicanas viven en situación de violencia. Las mujeres en situación de violencia tienen más dificultades para negociar relaciones sexuales seguras,  menos posibilidades de someterse a las pruebas del VIH, mayor temor a informar sobre su estado serológico, más dificultades para acceder a tratamiento, mayor  riesgo de transmisión del VIH por relaciones sexuales forzadas,

Otro ejemplo del impacto de la epidemia en las mujeres es que el 3.7% de las mujeres analfabetas están infectadas por el VIH.

Actualmente,  la Colectiva Mujer y Salud trabaja en coordinación con el Instituto Dermatológico,  dando atención a 43 familias con 69 niñas y niños en situación de vulnerabilidad extrema, mediante visitas domiciliarias, campañas educativas, raciones alimenticias, apoyo a escolarizados  y otros servicios paliativos.

Igualmente “realizamos un trabajo de incidencia y coordinación con otros actores para el fortalecimiento de la respuesta nacional frente al VIH y SIDA y la puesta en vigencia de la Ley 135-11, de manera particular con la Coalición ONG SIDA, organización que nos agrupa a casi todas las organizaciones que trabajamos en el campo del VIH y SIDA,  con las redes de personas que viven con VIH como REDOVIH y ASOLSIDA y con el COPRESIDA”, apuntó.

Demandas

Galván dijo que este primero de diciembre, la Colectiva Mujer y Salud demanda que el Estado Dominicano habilite una partida de los fondos públicos para garantizar los recursos necesarios para fortalecer la respuesta nacional frente al VIH y para asegurar las contrapartidas necesarias para poder acceder a fondos internacionales.

Que se tomen todas las medidas a los fines de hacer una amplia difusión e implementación de la Ley 135-11.  Que el Ministerio de salud tome las previsiones necesarias a los fines de mejorar la calidad de los  servicios con fundamento en la nueva ley. Que se incluya  dentro de la oferta de métodos de prevención del VIH el  condón femenino, esta es una deuda histórica del estado con las mujeres. Que en los planes,  políticas y programas se tome en cuenta el vínculo existente entre la violencia contra las mujeres y el VIH y SIDA.

Alentar a los organismos internacionales de cooperación a seguir colaborando con la respuesta nacional de manera prioritaria.

“Es importante que el Estado Dominicano cumpla con los compromisos adoptado en los órdenes siguiente: Garantizar que  los servicios a las mujeres embarazadas que tienen VIH, incluyan servicios de información, apoyo psicológico y otros servicios de prevención del VIH, aumentado la disponibilidad de tratamiento eficaz para reducir la transmisión del VIH de madre a hijo y brindando acceso a ese tratamiento a las mujeres infectadas con VIH y a sus hijos lactantes, así como mediante intervenciones eficaces para las mujeres infectadas con el VIH que incluyan servicios de apoyo psicológico y de detección voluntarios y confidenciales, acceso a tratamiento, especialmente a la terapia antirretroviral y, cuando proceda, a sucedáneos de la leche materna y a una serie contínua de servicios de atención”.

De igual manera, dijo, es necesario elaborar y acelerar la aplicación de estrategias nacionales que promuevan el adelanto de la mujer y su pleno disfrute de todos los derechos humanos; promuevan la responsabilidad compartida de hombres y mujeres para asegurar relaciones sexuales sin riesgo; capaciten a la mujer para controlar y decidir de manera libre y responsable las cuestiones relativas a su sexualidad a fin de aumentar su capacidad de protegerse contra la infección por el VIH.

“Poner en práctica medidas para que las mujeres y las adolescentes estén en mejores condiciones de protegerse del riesgo de infección por el VIH, principalmente mediante la prestación de servicios de atención de la salud y de salud, incluidos servicios de salud sexual y reproductiva, y mediante una educación preventiva que promueva la igualdad de género en un marco en que se tengan en cuenta los aspectos culturales y de género”, subrayó.

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *