En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Nuncio con “cocorícamo”

Un Nuncio cazador de “palomitos”, con compra de sexo incluida, no es cualquier cosa; aunque sea vieja la epidemia de pedofilia en la curia católica.

Lo nuevo es la implosión del cúmulo soterrado de delitos con modalidades de aberraciones y abusos sexuales en el contexto de una era capitalista neoliberal, que ha acelerado la decadencia de la civilización burguesa y de la putrefacción de las rémoras medievales funcionales a ella, al potenciar la conversión de todo en mercancías, disparar por los cielos el egoísmo y la insolidaridad, y darle vuelo súper-sónico a la industria del sexo y la belleza; aplicando el patriarcado, el racismo y el adulto-centrismo  de la peor manera.

Eso tiene demasiado que ver con la represión sexual, la criminalización del amor de pareja, el celibato represor y auto-represivo, la homofobia, la satanización del sublime placer sexual y el uso del miedo para inhibirlo e impedir conocimientos y  educación en esa vertiente de las relaciones humanas.

Son, además, excrecencias de un poder eclesial masculinizado, al extremo  de excluir a la mujer  del sacerdocio  y de impedirle a las membresías de las congregaciones católicas femeninas y masculinas todo tipo de relación sexual dentro y fuera de la organización matriz, considerándolas  “pecados”  merecedores de sufrimientos eternos…

 Eso conduce en no pocos casos a graves desequilibrios personales y traumas mentales que buscan compensaciones y desahogos dentro, en el entorno y fuera de la Iglesia; seduciendo, comprando y/o agrediendo a los sectores más vulnerables de la feligresía y de la sociedad.

En otros casos  atrae a seres humanos traumatizados  que se refugian tras falsos mantos de castidad, apelando al secretismo y empleando la autoridad, los privilegios económicos y la alienación religiosa para descargar sus inhibiciones y traumas sobre mujeres, niños/as y adolescentes, material  y espiritualmente empobrecidos/as por el sistema.

No es accidental que entre las víctimas abunden niños/as y adolescentes, abrazados/as por la inocencia, condicionados por la ignorancia y necesidades extremas, e impactados por la subcultura del consumismo superfluo y de la mercantilización.

Claro que no es justo obviar la responsabilidad personal en delitos de esa índole, por demás desgarradores.  Pero es necesario ir más allá de lo episódico y lo personal.

Hay que develar el “cocorícamo” de estos escándalos: las doctrinas propias de la dominación de clase, de género, y contra generaciones emergentes y fenotipos humanos discriminados.  Las ideas -religiosas o no- al servicio de la minoría opresora, de sus placeres y egoísmos degradantes, que incluso generan atrocidades.

Y una cultura hegemónica en crisis (como la actual), generadora de podredumbres y miserias materiales y espirituales, exige de una contra-cultura emancipadora.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *