En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

“Obscuridad de mi Casa y Luz de la Calle”

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores

Realmente no acostumbro a escribir mis artículos muy seguidos de los otros para que mis lectores tengan tiempo para reflexionar sobre los mismos, pero creo que es mi deber escribir sobre algo que ha sucedido en el día de hoy y me refiero a la inauguración de la universidad en el querido y agobiado pueblo de Haití por parte de nuestro presidente El Doctor Leonel Fernández Reyna y cuya construcción ha sido pagada con el dinero de nuestro querido pueblo dominicano.

No se puede ser luz de la calle y obscuridad de la casa, digo esto porque nuestro pueblo en su gran mayoría se muere de hambre, sufre de escases de agua, vive en penumbras por falta de energía eléctrica, nuestras calles sobre todo en los barrios están sin pavimentar y otras están llenas de huecos las cuales las hacen intransitables, nuestras esquinas están llenas de montones de basura, las cuales a veces ni se recogen en semanas, no se quiere educar a nuestro pueblo, y nuestras escuelas se están cerrando por falta de fondos y otras muchas están en estado deplorable y dando las clases debajo de los arboles, pero bueno, nos hemos gastado una buena cantidad de millones de dólares construyendo una universidad.

Créanme que no estoy en contra de que se ayude al sufrido pueblo de Haití, pero tú no puedes hablarle de lo Bueno que es Dios a una persona que vive en condiciones infrahumanas, primero hay que promoverla para que viva como un ser humano y luego dile que Dios te dio las fuerzas para ayudarla y así ella podrá entender quien es Dios. Digo esto porque todos esos millones que se gastaron en construir esa universidad se hubiese podido gastar en construir muchísimas casas para los damnificados del terremoto y no en una universidad, porque todos esos que en estos momentos ya pasado dos años del terremoto, siguen viviendo en carpas, sin agua potable ni electricidad, viviendo como si fueran animales, hacinados en un corral, sin ninguna esperanza, ¿y creen Ustedes que esas personas podrán ir a esa universidad si no tienen ni para comer?, y la mayoría de ellos ya están entrados en edad. Que es más imperante para ellos en este momento, ¿una universidad o un techo decente para vivir? Queridos amigos no podemos ser luz de la calle y obscuridad de la casa, no podemos desentendernos de las necesidades de nuestro pueblo para darles a otros una universidad con un costo elevadísimo de millones de dólares, cuando en este momento lo que ellos necesitan son viviendas decorosas.

Sé que muchos de los que son afiliados y seguidores del partido político al cual pertenece el Señor Presidente Leonel Fernández Reyna no estén de acuerdo conmigo y piensen que estoy equivocado  y hasta me critiquen por este comentario, pero no soy político, y los comentarios de esos que si lo son poco me interesan, solo me interesa el bienestar de un pueblo que está sufriendo después de dos años y que realmente no está pensando en este momento en una grandiosa universidad, sino en un techo donde puedan vivir decorosamente, por eso pienso yo y es mi opinión personal que en vez de haber invertido tantos millones en esa universidad se hubiesen podido construir muchísimas casas para sacar a muchos de nuestros hermanos haitianos de la miseria en la cual viven.

Dice el Capitulo 6 de la Carta de San Pablo a los Gálatas en el Versículo 2: “Ayudaos mutuamente a llevar vuestras cargas y así cumpliréis la ley de Cristo”, y como puedo ayudar a ese pueblo a llevar sus cargas, no construyéndole una costosa universidad, sino muchas casas donde vivir y poderlos sacar de su pobreza.

Pero bueno esa es mi opinión y la de muchos con los cuales he conversado, pero eso no importa, se sigue siendo obscuridad de la casa y luz de la calle, nuestro sufrido pueblo, ese queda en segundo o tercer plano, de ese no nos preocupamos aunque vivan en condiciones infrahumanas y sus barrios estén semi destruidos.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *